Un paseo por Dalt Vila en 10 paradas

El recinto amurallado de Dalt Vila no sólo marca el bello perfil de Eivissa. También es un libro abierto sobre su historia protagonizada por púnicos, fenicios, romanos, musulmanes y catalanes. El casco antiguo de Ibiza presume de ciudadela, una de las más hermosas del Mediterráneo, declarada Patrimonio de la Humanidad. Pero también de un animado ambiente estival, interesantes museos y rincones con mucho encanto que quedan al descubierto sólo a los viajeros menos perezosos. Lo mejor para descubrir Dalt Vila es deambular sin plano ni guía, siempre en dirección hacia la parte más alta, hacia el enclave que dio origen a la ciudad. Pero si no quieres perderte nada, sigue las 10 paradas de esta ruta por Dalt Vila. Eso sí, en pleno verano te recomendamos que inicies el paseo temprano a la mañana o al caer a la tarde. Si eliges esta segunda opción, podrás finalizar el paseo con una agradable cena en los numerosos restaurantes situados en torno a la plaza de Vila.

  • La bonita Porta de Ses Taules, situada junto al Mercado Viejo, es la primera parada de esta ruta por la Ibiza de intramuros, aquella que quedó protegida de los ataques de los piratas con el levantamiento de las murallas renacentistas. Una de las imágenes emblemáticas de la ciudad y la isla.
  • Nada más cruzar la puerta, se llega a la plaza de Vila. Si se está en horario de visita, lo suyo es entrar en el Museo de Arte Contemporáneo, con una destacada colección de arte vanguardista.
  • La plaza de Sa Carrosa tiene mucho encanto. Aquí se encuentra uno de los restaurantes clásicos de la ciudad, El Portalón. Un poco más allá, se encuentra el baluarte de Santa Lucía, con fantásticas vistas sobre el puerto de Ibiza y los barrios de La Marina y Sa Penya.
    Vista panorámica puerto Ibiza y baluarte de Santa LluciaVista del puerto de Ibiza y el baluarte de Santa Llucia desde la plaza de la catedral. Ibiza. Dalt Vila. © Moto Luis Rent a Car
  • El antiguo convento de los dominicos, hoy sede del Ayuntamiento, queda atrás de camino hacia lo alto de Dalt Vila siguiendo las calles de Pere Tur y de Joan Roman. Al final de ésta se encuentra el convento de Sant Cristóbal, con una bonita capilla abierta a la vista de los viajeros y un torno donde se pueden comprar empanadas, cocas, orelletas y otros dulces que elaboran sus monjas.
  • A la vuelta, y ya en el carrer Major, aparece el Museo Puget. Merece su visita para ver el interior de esta casona gótica y la interesante colección pictórica que conserva y que permite conocer la Ibiza rural de la primera mitad del siglo XX.
  • En la misma calle, tras pasar Sa Portella, el único acceso de la ciudadela árabe que ha sobrevivido, hay que prestar atención a las diversas casas señoriales que en ella se encuentran. Y a pocos pasos de la Catedral y el Museo Arqueológico –aún cerrado por reformas-, mereca la pena entrar en el Centro de Interpretación Madina Yabisa, un paseo por la antigua Eivissa musulmana que aún se percibe en el trazado urbano y las torres de Dalt Vila.

 

Catedral Santa María Ibiza

Catedral de Santa María, Ibiza. © Moto Luis Rent a Car

  • Desde que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad, Dalt Vila desarrolló un proceso de museización que incluye numerosos atriles informativos, audioguías, visitas guiadas teatralizadas y las interesantes experiencias interactivas y multimedia localizadas en los baluartes de Sant Pere, Sant Jaume y Sant Bernard. Desde éste último se obervar unas fantásticas vistas sobre las playas de Figueretes, d’en Bossa e incluso Es Cavallet, además de Formentera. A partir de este baluarte, la ruta continúa siguiendo el trazado de las murallas.
  • De baluarte en baluarte se llega a la Plaça del Sol, muy agradable en las noches de verano gracias al ambiente de los restaurantes allí localizados.
  • Aunque verás la Portal Nou, que conduce fuera de Dalt Vila, hay que seguir hasta la calle de Santa Creu, con las galerías Arte del Mundo y Van der Voort –un clásico en la escena ibicenca-, hasta desembocar en el revuelo que se vive en Plaça de Vila en temporada alta.
dalt vila ibiza

Vista de la plaça de Vila, el centro de la vida nocturna de Dalt Vila. ©Ibiza.travel

  • En la plaça de Vila encontrarás numerosos restaurantes, algunos con mucha historia, como La Torreta, un local de siempre ahora en manos de la nueva generación de la familia propietaria, quienes le han dado un toque creativo a su recetario mediterráneo.

El bonus:Y si el paseo acabó a la noche, busca el Tira Pallá (c/ Santa Lucia, 8), un bar desenfadado famoso por su azotea, que ofrece una de las mejores panorámicas sobre Dalt Vila. La terraza del Bar 1805 (c/ Racó de Santa Lucía, 7), a escasos metros, también cuenta con una buena vista.

 

¿Te gusta la ruta? Si es así, conoce nuestras ofertas, reserva con nosotros y prepárate a disfrutar de tu viaje a Ibiza.

Moto Luis Rent a Car, alquiler de coches en Ibiza desde 1956.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website